a
Revista Digital Hacemos  /  Somos

Cami León fue a ver “Los tristísimos veranos de la princesa Diana”, obra de la compañía de teatro La Niña Horrible, escrita por Carla Zúñiga y dirigida por Javier Casanga. 

 

Alexis Acuña fue a ver “Diatriba el desaparecido” de Juan Radrigán, dirigido por Rodrigo Pérez en GAM. 

 

Katya J. escribe sobre “Muerte y explosión de un anarquista chileno”, obra que se presentó en Teatro Sidarte.

 

Iván Insuza escribe sobre la emergencia del Teatro Documental, la relación entre teatro y documento y la necesidad de pensar sus usos en nuestro contexto teatral. 

Primero como género, luego imaginario cultural. El melodrama ha estado presente en Latinoamérica desde sus inicios republicanos y hoy dos investigadoras, Soledad Figueroa y Javiera Larraín, nos cuentan de su transformación y del libro “Esperame en el cielo, corazón. El melodrama en la escena chilena de los siglos XX – XXI”.

El robustecimiento de la institucionalidad cultural ha sido una larga batalla del sector cultural desde hace, al menos, 20 años. Es por eso que la reciente aprobación del Ministerio de las Culturas, las Artes y

Conversamos con Andrea Gutiérrez, presidenta del Sidarte y una de las muchas mujeres que participaron en la creación de la Plataforma de Artes Escénicas y el proyecto de Ley de Artes Escénicas.

Este miércoles 30 de agosto, luego de años de intenso trabajo, la presidenta Michelle Bachelet firmó el proyecto que crea una Ley de Fomento de las Artes Escénicas. La ley, desarrollada e impulsada por la

Cami León fue a ver “Fenómenos Nocturnos”, obra sobre Boy Scouts, la naturaleza, el albor de la sexualidad y la discriminación.