a
Revista Digital Hacemos  /  Somos

En la segunda entrega de nuestro trabajo colaborativo con Teatralízate, fuimos a ver “El Mar”, obra de la compañía boliviana Teatro de los Andes. Estamos frente a una obra que antes que nada debe leerse desde quien padece su ausencia, sin proclamas políticas y sin aplausos reivindicativos.

En el marco del Santiago a Mil, aunamos esfuerzos colaborativos con nuestra web amiga Teatralízate.cl, para traer nuevas críticas a obras chilenas y latinoamericanas. En esta ocasión, #fuimosaver El Coordinador, una obra que organiza un juego de roles donde la dominación y el abuso de poder son una constante.

Fuimos a ver Amansadura, una obra sobre cinco representantes de una asamblea que asumen la tarea de solucionar un conflicto social que les supera, dejando entrever los lugares comunes de la democracia chilena: clasismo, racismo y homofobia.

Fuimos a ver Minero 34, una obra que aborda la historia de una familia los instantes posteriores al derrumbe de la mina San José. Estamos frente a una puesta en escena que reitera sin mucha novedad temas contingentes, pero donde destacan buenas actuaciones.

¿Qué significa el anuncio de cierre de cuatro teatros? ¿Qué significa la suspensión del Festival Cielos del Infinito? Los hechos parecen indicar el momento crítico que viven las artes. Sin embargo, el contexto cultural actual demanda una reflexión exhaustiva, donde nada es simple pero tampoco nada es complejo.

Fuimos a ver Prometeo, El Origen, una obra que se plantea como un espacio reflexivo en torno al desarrollo de la humanidad, pero que recala en un peligroso y conservador tono reflexivo.

Fuimos a ver Proyecto de Vida, una obra que sin ser novedosa logra rastrear los elementos que componen a una clase aspiracional sin identidad y difícil de definir, nacida bajo el imaginario consumista de la democracia.

Fuimos a ver Delirio, un drama que logra sintomatizar ciertos aspectos claves en el fracaso de las relaciones modernas: Facebook, incertidumbre y capitalismo.

Fuimos a ver Punto Ciego, una obra tibia que pretende abordar la realidad, pero que finalmente no logra ni superarla, ni transformarla, ni reparla.