a
Revista Digital Hacemos  /  Somos
img_la_quebrada_de_los_suenos_Hiedra_v2

La quebrada de los sueños: deshechos de la vocación

Alejandra Araya fue a ver “La quebrada de los sueños” de la histórica Compañía de Teatro de la Universidad de Antofagasta que está presente por segundo año consecutivo en el Santiago a Mil 2016.

“Estamos en la sombra, somos ánimas”, expresa la Vieja fea, mientras tropieza con uno de los tantos escombros del basural en que deambula… es el espíritu de la profesora normalista que alguna vez fue en vida.

La quebrada de los sueños representa el olvido, el silencio de la memoria, la amnesia, el desecho del recuerdo. El leitmotiv no es “la deuda histórica” de los profesores, problema que se remonta a 1981, donde el gobierno de turno municipalizó la educación chilena, privando a los docentes de percibir la asignación monetaria que recibían antes de la reforma en una situación que fue y sigue siendo una política institucional, fría, parca, sistemática, insensible.

La conexión con el presente surge de la relación que tienen un padre y su hija Gabriela, quienes llegan al vertedero llamado la Chimba, por motivos laborales del padre; él es el principal ejecutor de un nuevo proyecto que llegaría a instalarse al lugar, eliminando el vertedero. Gabriela y su padre llevan una mala relación, poco afectiva, distante y conflictiva.

Al llegar, las ánimas comienzan a penar y conversar con ellos. Pronto el padre de Gabriela se da cuenta que su propio padre había trabajado en “La venceremos”, la escuela creada por los profesores normalistas que hoy son los fantasmas. La reflexión y la enseñanza se muestran claves al momento en que comienzan a relacionarse muertos y vivos en un rescate de la vocación docente y la curiosidad de los educandos, esas ansias por saber, por aprender.

Tras una profunda y nostálgica conversación entre El Tuerto (uno de los fantasmas) y el padre de Gabriela, la crítica surge una vez más: el problema de la educación actual está en los docentes, educandos y padres. La enseñanza y el rescate de la memoria vocacional terminan por reconciliar la relación de Gabriela y su padre, pues comprenden que una de las formas de comunicarse es a través del aprendizaje-enseñanza mutuo y que la curiosidad es la base de todo conocimiento por explorar.

Como se ve, el tema central de la obra es el olvido del oficio del profesor y, más aún, de la vocación del profesor. No es un llamado de atención y visualización del infortunio docente, sino una representación de cómo se han ido desgastando las ganas de la enseñanza hasta la desaparición, el desecho y el olvido. Es por eso que los personajes están encarnados en fantasmas viviendo en un vertedero, locación claramente estigmatizada. Ellos viven entre la basura que allí llega a parar y trabajan en un sistema de oficios que ellos mismos se han inventado.

Trabajan con desechos y, metafóricamente, son representados como tales. Pero si bien la miseria de los personajes es perceptible, los momentos de alegría, canto, baile y chistes se muestran esporádicamente en la obra, lo que, en cierta medida, evoca el absurdo, maravillando al espectador, rompiéndole el esquema y llevándolo de episodios mustios a instantes de dicha y gozo.

Entonces, a pesar de ser conscientes de su desgracia, las ánimas se ríen de ellas mismas, de sus formas de ser, de sus ilusiones, de sus sueños no cumplidos en vida, sazonando la conducción de la obra. Con ello -entre lágrimas y rabia- recuerdan que no han olvidado el oficio, el deseo de enseñar, recordando a esos niños que educaron; niños “con olor a hambre”, episodios fieles de la falta de vocación docente que existe hoy. Si antes había que alimentar a esos niños, hoy hay que alimentar la vocación.

Ficha Artística

Dramaturgia Cristián Ruiz
Dirección general y dramaturgia escénica Mauricio Bustos Santelices
Elenco Jorge González, Gimena Cancino, Viannis Díaz, Raúl Rocco, Joshe Pedraza, Ornella Rocco, Gonzalo Véliz
Creación musical Nicolás Lagos
Diseño escenografía, vestuario e iluminación Natalia Morales
Diseño gráfico Guillermo Cortés Sánchez
Jefe técnico Nilso Vega
Operados de audio Claudio Ortiz
Realización de vestuario Amanda Vallejos
Realización estructura escenográfica Milton Urízar
Maquinaria de tramoya Atilio Buaggini
Producción Omar Awad
Asistente administrativa Pilar Toro

¿Cuándo?

Funciones
Del 5 al 7 de Enero, Teatro Sidarte, Santiago.

21 de Enero, Teatro Pedro de la Barra. Antofagasta.

Lugar

Teatro Sidarte
Teatro Pedro de la Barra

Precios

Función Antofagasta Gratuita

Compartir Con:

Licenciada en Historia, Magíster (c) en Historia, investigadora