a
Revista Digital Hacemos  /  Somos

Día mundial del teatro: buscando la equidad

El 27 de marzo celebramos el Día Mundial del Teatro, una iniciativa impulsada por el ITI, que hace unos años también se celebra en Chile. Pero claro, no todo es color de rosas, en este día también vale la pena visibilizar temas y dinámicas del teatro que muchas veces están presentes y no son discutidos.

Corría el año 1961 y el Instituto Internacional del Teatro (ITI) decidía nombrar el 27 de marzo, un día como hoy, el Día Mundial del Teatro. Escogieron esta fecha porque coincidía con el estreno del festival “Theatre of Nations” en Paris, Francia. Este reconocido festival fue el primer lugar donde -ante un público occidental y después de la Segunda Guerra Mundial- se presentaron compañías como la Ópera de Pekín, el Berliner Ensemble, el Teatro Kabuki y el Teatro del arte de Moscú, todas agrupaciones fundamentales para el desarrollo del teatro contemporáneo como lo conocemos hoy.

La celebración es impulsada por las instituciones afiliadas al ITI, una plataforma creada por la UNESCO, quienes vieron en el teatro una herramienta para aportar a la paz en tiempos de postguerra. Su objetivo sería convertirse en una red de intercambio para la práctica y la formación de los y las artistas escénicos del mundo, fuesen profesionales o aficionados.

Hoy existen más de 90 instituciones afiliadas al ITI en el mundo (en Chile no hay ninguna) y en todas ellas se promueve el Día Mundial de Teatro con diversas actividades y celebraciones. Esta celebración consiste en el acto de lectura de una carta (exacto, no tiene mucho que ver con el acto teatral).

Todos los años, el ITI extiende una invitación a alguna persona destacada en las artes escénicas o en algún campo afín para que elabore un mensaje que será leído por la mayor cantidad de teatristas posibles justo antes de empezar las funciones de las obras de ese día.

A lo largo de su historia, el Día Mundial del Teatro, como tantas otras celebraciones, se ha caracterizado por visibilizar más a hombres que mujeres. De hecho, para ser exactos, contando la invitada de este año, solo 8 mujeres han leído una carta y ninguna ha sido latina. Entre ellas se encuentran grandes actrices como Helene Weigel (Alemania), Judi Dench (Reino Unido), Ariane Mnouchkine (Francia), mujeres provenientes de la literatura como Fathia El Assal (Egipto) o Jessica A. Kaahwa (Nigeria), incluso ha tomado la palabra la ex presidenta de Islandia, Vigdís Finnbogadóttir (segunda mujer presidenta en el mundo).

En este 2017, la actriz encargada de entregar el mensaje es Isabelle Huppert (Francia) quien goza de una prolífica carrera en el teatro y el cine europeo. Su más reciente y exitoso trabajo fue en la película Elle.

La falta de equidad en este tipo de iniciativas nos hace recordar que el teatro, por muy progresista o liberal que parezca, carga con el mismo machismo que otras disciplinas. Para evitarlo hay que seguir insistiendo para que todas las estas ocasiones cuenten con un número equitativo de hombres y mujeres y que sus posibilidades de reconocimiento sean símiles. Porque sin duda, hay más mujeres destacadas de las que vemos en todas las áreas del conocimiento, ejemplo de esto es el reciente premio de Mujeres en la Ciencia a la astrónoma chilena María Teresa Ruiz en Francia.

En pos de insistir en la creación de nuevas y diversas instancias de celebración, la invitación es a hacer de esta fecha un reconocimiento equitativo a todos aquellxs que trabajan y trabajaron en el sector de las artes escénicas, sean actrices o actores, dramaturgas o dramaturgos, diseñadores o diseñadoras, entre muchas áreas más y que celebre tanto a hombres y a mujeres que hayan aportado al sector, y que las posibilidades de presentar palabras en el Día Mundial del Teatro sean igualitarias.

Compartir Con:

Actriz. Diplomada en Gestión Cultural por la U. De Chile.