TOP

Remember Santiago

Fuimos a ver Remote Santiago de Rimini Protokoll presente en el Festival Santiago a Mil 2015. Se trata de un recorrido urbano guiado por una voz que busca cambiar nuestra relación con la ciudad. 

 

Remoto:

(Del lat. remōtus, part. pas. de removēre, retirar, apartar).

  1. adj. distante (‖ apartado).
  2. adj. Que no es verosímil, o está muy distante de suceder. Peligro remoto.

estar ~ alguien.

  1. loc. verb. Estar casi olvidado de algo que supo o aprendió.

□ V.

Estar casi olvidado de algo que supo o aprendió. La RAE entrega la definición anteriormente escrita de remoto, algo que está distante, fuera, no sólo espacial si no también temporalmente. En Chile, y luego de haber realizado el recorrido propuesto, la definición que más sentido hace es la de “estar casi olvidado de algo que supo o aprendió”: se confirma el rumor de Chile como país desmemoriado, sin interés en comprender su identidad e Historia.

Remote Santiago es una de las tantas adaptaciones que se ha realizado de Remote X, proyecto original de la compañía alemana Rimini Protokoll, escrito y dirigido por Stefan Kaegi; que busca mirar la ciudad desde otros ángulos, ocuparla como un rebaño. Cada participante lleva audífonos desde los que sale una voz virtual que guía el camino, entrega órdenes y te hace preguntas (a veces no muy fáciles de responder), Rosa, Rachel o cuál sea el nombre según la ciudad, acompaña el recorrido que dura entre 1.30 y 2 horas e incluye paseos en metro, azoteas, baile… Remote Berlin, Remote Viena, Remote Sao Paulo, Remote St. Petersburgo, Remote Santiago, Remote New York; todas las ciudades están hechas para redescubrirlas, mirarlas de otra forma; recordarlas.

10.30 am, Santiago de Chile, Cementerio General, Mausoleo Italiano.

Este es el punto de partida de Remote Santiago. Rosa, la guía virtual, aclara inmediatamente que ella no existe; es un programa computacional que no tiene cuerpo y que forma las palabras según las sílabas extraídas de otras palabras. Eliges una tumba, la ves, imaginas al cuerpo que habitó (o habita) en ella. Sales del Mausoleo, sigues caminando y escuchando a Rosa, llevando a cabo sus órdenes sin cuestionarlas.

11 am, Santiago de Chile, Hospital Clínico de la Universidad de Chile.

Ingresamos al hospital. Es raro visitar “turísticamente” un hospital. Pasamos por cobranzas (aparentemente ni para chilenos ni para alemanes hay forma de librarse de ella), neurología, oncología, otorrinolaringología. Salimos. De una u otra forma siempre es agradable salir de ahí.

11.30 am, Santiago de Chile, Cerro Blanco.

Rosa sigue hablando, comienza la complicidad con tus compañeros (¡por fin!), los miras, los reconoces, te sientes observador y observado dentro de esta experiencia. La calle se convierte en un lugar seguro cuando caminas en grupo, un grupo que sigue a su guía sin contradecir, la gente que no forma parte de este grupo mira extrañada, sin preguntar, silenciados, intentando interpretar. ¡Qué fácil es hacer las cosas cuando andas en manada!

12 pm, Santiago de Chile, Plaza de Armas.

Por algunos instantes quieres que Rosa se calle, ha estado contigo todo el tiempo sin parar de hablar y preguntar. Apareces en el centro de la ciudad y se ve distinta cuando sólo la ves, la contemplas como un turista en tu propio lugar. El recorrido continúa.

¿Qué ves cuando ves? La identidad es parte de una búsqueda constante y forma círculos concéntricos. ¿Cuál es la identidad de Chile? Remote Santiago no responde a la interrogante, pero sirve para dar pie al cuestionamiento. El Cementerio General no es simplemente el cementerio más importante del país, contiene la Historia, los personajes que la han protagonizado; contiene el dolor de los abusos y del ensalzamiento de algunos que no debiesen ser honrados. El Hospital no es cualquier lugar es donde vive y muere Chile, donde se ve a este país enfermo de deudas, de stress, de angustia, de dolor. La Iglesia es por un minuto un lugar de silencio, pero que también segrega al grupo; tal y cómo hace la Iglesia en este –nuestro- país.

Remote Santiago no es una obra maestra, pero es una experiencia digna de vivir, que puede abrir los sentidos hacia nuestro lugar. Posiblemente ni los creadores de Rimini Protokoll comprendan de tantas formas distintas los lugares que se caminan. Quizá sólo siendo chileno (santiaguino en este caso)se pueda comprender el detalle de recorrer la ciudad de esa forma, porque lees el viaje con una carga histórica que no todos reconocen ni sienten. Una Historia y un presente que pesan.

Ficha Artística

Concepto, guión y dirección: Stefan Kaegi
Codirección: Jörg Karrenbauer
Diseño de sonido: Nikolas Neecke
Dramaturgia: Aljoscha Begrich, Juliane Männel
Asistente de dirección: Ilona Marti
Encargada de producción: Caroline Gentz
Producción: Rimini Apparat GbR