TOP

Tu voz persiste: sonidos del recuerdo

En una nueva entrega de la iniciativa Ágora Chile, Giovanna Caruso nos comparte su impresión sobre “Tu voz persiste” de la compañía peruana Teatro Físico.

 

Amor, música y alcohol en un ambiente de intimidad. Niños y adultos. Madres que miman y que riñen. Parejas que coquetean y que discuten, amores que nacen y mueren. Se construye así una serie de escenas en una estructura asociativa, en un montaje de teatro y música de profunda raigambre popular. Es Tu voz persiste, la propuesta de la Compañía de Teatro Físico de Perú, que  se presenta en Matucana 100 en el marco del Festival Santiago Off 2016.

Al sonido de la canción homónima, los espectadores escogemos nuestra ubicación entre las sillas dispuestas en el contorno de una sala pequeña. A los costados o frente a nosotros, cada personaje parece estar sumido en sus pensamientos, o en los efectos de un buen trago. En una aguda disposición de escenario que nos permite vernos frente a frente, los espectadores tomamos conciencia de nosotros mismos y del momento único que estamos compartiendo. Una de las bases de la obra es la fragmentación temporal, que es un permanente estímulo a hacer asociaciones y sacar conclusiones.

Guitarra, canto, percusión son suficientes para llenar completamente el espacio, mientras los actores corren como niños. En otros momentos, un clarinete evoca un lamento, o el silencio invade la sala tras la separación de una pareja. La voz hablada de los actores posee una expresividad que conmueve. Con bellos matices, y a una intensidad discreta pero adecuada, sus voces pasan de la alegría a la tristeza, de la ternura a la molestia, del coqueteo a la indiferencia. Al momento de cantar, su expresividad es también un gran aporte, y en ese contexto los mínimos detalles de desafinación de algunos de los actores pasan a ser irrelevantes.

La escenografía está compuesta por muebles visiblemente deteriorados, de estilos y calidades disímiles, cajas de cartón y cajones plásticos que no es agradable ver. Sin embargo, los pequeños objetos antiguos de utilería que se encuentran sobre los muebles denotan mayor cuidado en su selección, que junto a  las lámparas de sobremesa permiten crear pequeños rincones que evocan las casas de nuestra infancia. Los filtros de diferentes colores de los focos, más que aportar, distraen y producen confusión. En general, la estética visual es el elemento más débil de esta puesta en escena.

Por su aspecto físico de adultos, y por la actuación –que no destaca por su gestualidad– no resulta fácil introducirse en la convención de los roles infantiles. Pero, por otra parte, una fortaleza de la Compañía de Teatro Físico es –como podríamos esperar– el movimiento en conjunto. Al final de la obra vemos una bella pero brevísima coreografía en la que los actores se apoyan unos sobre otros, con una gran coordinación e integración. Habría sido interesante ver otros momentos como ese.

Otra fortaleza es el aspecto sonoro, como se ha descrito anteriormente. Algo que persistirá en el recuerdo de esta puesta en escena es la música, y las inflexiones en el sonido de la voz cuidadamente trabajada de los intérpretes. En Tu voz persiste, podemos apreciar que la voz es el medio para expresar sentimientos; pero también, como soporte de las palabras, permite la ruptura de las parejas. Y la voz persiste, en el recuerdo de la ruptura, repitiendo lo que más duele.

Ficha Artística

Dramaturgia: Creación colectiva
Elenco: Dusan Fung, Pepa Duarte, Andrea Sarango, Óscar Meza
Diseño de escenografía: Jimena Castaños
Diseño gráfico: Victor Ynami
Sonido: Esteban Varela, Miguel Riofrío