TOP

Universo en Crisis

En nuestra más reciente entrega del trabajo colaborativo con Teatralizate, fuimos a ver “El Sistema Solar”, una obra traída desde Perú que propone la tesis de que el sistema solar se conforma de la misma manera que una crisis familiar, pero, paradójicamente, la crisis pareciera devorarse hasta la propia obra.

 

“Puli, anda a ver a la tortuga”, es la frase que constantemente se repite en “El Sistema Solar”, obra peruana escrita por Mariana de Althaus en donde se pone en escena una analogía sobre una familia de clase alta peruana versus los componentes del sistema solar. ¿Cómo es posible que el sol reviente y se convierta en un hoyo negro que se trague todo, tal como puede pasar en una familia? Los ojos del niño, Puli, son los más videntes, y –como en una tragedia griega- juega el rol del mensajero, aquel que viene a decir las verdades y a provocar las crisis.

En “El sistema solar” no se desata la crisis, es una constante. Una familia donde cada uno de sus miembros está al borde del colapso. La escena los muestra el día de la cena de Navidad: Edurne, la hija cantante con desórdenes mentales, Pavel, padre de Puli y ex novio de Paula, actual pareja de su padre, el señor Del Solar, que también acude a la “celebración”. La tortuga nunca está, es la excusa para salir y que cada integrante de este sistema intente hablar con el otro.

Los espectadores se sientan alrededor de este living de aire pequeño-burgués, con un árbol de navidad con adornos de artesanía peruana que emulan la identidad de los autores de la puesta en escena; lamentablemente la intimidad que promete el espacio no se logra en su totalidad porque la sala cuenta con una gradería en un costado que está llena de gente, lo que amplía el espacio y permite que ésta se escape por él.

El diálogo es intermitente, no sólo porque el texto está compuesto de escenas de no mucha duración, sino también actoralmente: como la obra parte en crisis, cuesta sostenerla durante los 90 minutos que dura. La tensión encuentra puntos de fuga, lo que repercute en la limpieza y ritmo del diálogo escénico. A ratos recuerda a la obra chilena “Gladys”, y cómo esta devela la crisis, brillantemente y por cuotas. Quizás sea que en Chile nos acostumbramos a ocultar nuestras opiniones e intentamos acallar las crisis que necesariamente deben estallar.

La dramaturgia es el punto más alto en “El sistema solar”, ya que busca una reflexión que también llega al espectador, permite conocer a los personajes y contiene metáforas que constantemente llevan a sentirse parte de un propio sistema solar. Aunque a veces los monólogos llegan intempestivamente por el ritmo y tempo antes mencionado.

Más allá de los altos y bajos que existen en “El Sistema Solar” se agradece el poder ver una obra peruana en Chile, poder descubrir los puntos en común que existen entre nuestros países, reconocernos como comunidades con raíces similares, reconocerse como latinoamericanos, descendientes del mestizaje y yugo colonizador, como una sociedad fragmentada por las clases sociales, por la brecha entre ellas. Eso propone “El Sistema Solar” en Santiago a Mil: intentar descubrir la identidad de Chile a través de las crisis de nuestros vecinos.

Ficha Artística

Creación: Mariana de Althaus
Elenco: Gustavo Bueno, Katerina D‘Onofrio, Sebastián Monteghirfo, Valeria Escandón, Adrián Du bois
Productora: Verónica Sánchez-Moreno
Asistente de dirección: Jimena Del Sante
Traducción de obra al inglés: Sidney Evans