TOP

El arte de trabajar con títeres es hoy un oficio invisibilizado por la academia, su circulación es al margen de los circuitos teatrales y es visto, generalmente, como una entretención para niños. Pero la naturaleza de este oficio es mucho más que eso y sufre las mismas condiciones de precarización que el resto de las artes escénicas.  En esta columna, Esteban Herskovits reflexiona sobre el estado actual de ese arte y del oficio del/a titiritero/a.